martes, 29 de julio de 2014

Hincha de Boca infiltrado en la popular de River se pasa de tribuna 1969

14 de diciembre de 1969, estadio Monumental. Boca visita a River por la última fecha, empata 2 a 2 y se consagra campeón del Nacional 69 desatando un verdadero carnaval en Núñez. Sin dudas, de las siete vueltas olímpicas dadas en cancha de River, ésta es la que más disfrutamos dar. La madre de todas las vueltas olímpicas. Porque el rival enfrente fue River, porque el título se dirimió en ese partido y porque verlos sentaditos mirando la vuelta olímpica y la fiesta de la tribuna boquense no se paga con nada.
De todas maneras, en esta oportunidad queremos tratar de mostrar lo que significó aquel partido para el hincha de Boca. Mientras hubo venta de entradas, coparle la cancha a River fue una costumbre a lo largo de la historia. Y si coparle la cancha era una costumbre, ni imaginar lo que fue aquella tarde.
Y vaya como muestra este hincha xeneize infiltrado en la tribuna local, quien seguramente desbordado de emoción tomó una decisión de riesgo. Pasar del frío al calor de la tribuna de River a la de Boca. Incluso arriesgando su vida al hacer equilibrio a través de un cable sobre el vacío. 
Una decisión extrema, temeraria, de esas que nos gustan. Seguramente con el deseo de gritar y festejar aquel campeonato único, maravilloso. Sin pelotas naranjas ni pedacitos de vueltas olímpicas. Vueltas enteras, bajo la lluvia de los grifos. Dos vueltas dadas por Marzolini y el saludo de los pañuelos blancos de la gente de Boca.
¿Cuántos hinchas de Boca habrá habido esa tarde en las tribunas de River? Imposible saberlo. Muchos, obvio. Pero queremos homenajear a este kamikaze azul y oro que, aparte de poner en evidencia la amargura de River falta de controles, se jugó tremenda patriada para poder festejar bien a lo Boca

Disclaimer: no intente hacer esto en sus casas ni en estadios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires ya que será pasible de sanción por parte de los organismos de seguridad pertinentes. Las penas van desde la clausura de la Bombonera hasta la clausura de la Bombonera pasando por la clausura de la Bombonera. Y según la reincidencia podría corresponder eventualmente la clausura de la Bombonera. Incluso la difusión de este post podría llegar a ser sancionada con la clausura de la Bombonera.

domingo, 27 de julio de 2014

La novia y Pedrín saludan en el círculo central 1981

15 de agosto de 1981, Bombonera. Boca empata con Racing 1 a 1, termina pidiendo la hora y desata con el pitazo final todo el desahogo contenido tras esa definición de campeonato dramática. La derrota en Rosario una semana antes había agregado la cuota necesaria de sufrimiento para que el festejo sea bien a lo Boca. Y si de festejos bien a la Boca se trata tenían que aparecer ellos. Miss Campeonato y Pedrín dando su propia vuelta olímpica con el vals "Desde el alma" de fondo. Su saludo final en el círculo central fue ver hecho realidad una de las cosas más importantes que tiene Boca: el respeto por sus tradiciones. AUnque esto les duela a los gurúes del marketing. A los que quieran hacer de Boca una marca ABC1. Nuestras tradiciones deben ser honradas.
Fuente: El Gráfico Especial Boca campeón 1981

jueves, 24 de julio de 2014

El Passucci Guillermo


17 de junio de 2004, estadio Monumental. Boca derrota a River por penales en las semifinales de la Libertadores tras perder en los 90 minutos 2 a 1. Bajón (?). Dato importante para que el simpatizante millonario trate de tapar el sol con las manos. De todas maneras alguien les tiene que decir que en aquel entonces los goles de visitante no valían doble sino hubiera sido todo mucho más relajado. Pero no a lo Boca. Como mas nos gusta a nosotros y les duele a ellos.
La cosa es que en ese momento de extrema confusión, de puro festejo y descontrol, donde ninguno de nosotros recuerda exactamente qué estaba haciendo, apareció alguien con el suficiente rapto de lucidez para decir una gran verdad. De esas que tanto nos gustan.
Vaya desde aqui nuestro homenaje al Passucci Guillermo. Porque trabar de cabeza no sólo se puede hacer dentro del campo de juego. Diciendo verdades afuera también.

martes, 22 de julio de 2014

Patada de Serna a Saviola 2001


8 de abril de 2001, Bombonera. Por la fecha 10 del Clausura 2001 Boca recibe a River y le gana 3 a 0. Goleada que significaba un duro traspié para aquel River puntero, al punto que a partir de ahí, se desmoronó permitiendo que San Lorenzo lo pasara y le arrebatara el título.
Pero aquella tarde, recordada por el Topo Gigio de Riquelme ante el Palco Presidencial, Serna pegó una de nuestras patadas favoritas aplicadas contra jugadores de River.
A los 36 minutos del primer tiempo, Chicho persigió a Saviola y se lanzó a despejar pelota y humanidad. Todo junto. Duro, áspero, contundente... perfecto (?). Como corresponde. Como manda la historia de un volante central boquense. 
Serna jugó los 54 minutos restantes con la guillotina de ser expulsado sobre su cabeza pero se bancó como un león la media cancha. Un verdadero león. Nada de inventos mediáticos con el ano roto (?).
No queremos hacer apología de la violencia física. Pero sí queremos tener siempre estos jugadores en nuestro equipo. Tipos que sean capaces de pegar una patada así si la situación lo requiere. Que tengan la personalidad para hacerlo.
De esta manera, la patada de Serna a Saviola ingresa en nuestro Salón de la Fama junto a otros guadañazos hermosos como el de Hrabina a Troglio, Krupo a Montenegro, Passucci a Gareca y Passucci a Amuchástegui
Bien por el Passucci Serna que transpiró siempre nuestra camiseta e impuso todo el rigor y sacrificio para defenderla. En todas las canchas y ante todos los rivales. Jugadores así nos llenan de orgullo verlos en Boca. Porque así jugariamos nosotros.
Sin embargo no todo es color de rosa. Lamentamos comunicarle a Chicho que, aunque su patada nos parezca brillante y se haya ganado un luga en nuestros corazones, el puesto número 1 está muy bien custodiado y fuera de toda discusión.

lunes, 21 de julio de 2014

Que hable Olarticochea que vistió ambas camisetas

El Vasco Olarticochea hablaba siendo jugador de River, un año antes de pasar a Boca.
Fuente; revista El Gráfico número 3354 correspondiente al 17 de enero de 1984. 

El Vasco Olarticochea hablaba después de irse de Boca.
Fuente; revista El Gráfico número 3485 correspondiente al 22 de julio de 1986.

Por las dudas, y antes que los hinchas de River tilden a Olarticochea de "bostero", es importante tener en claro que el Vasco de Saladillo es hincha del club de Núñez.

Fuente: reportaje 100x100 de la revista El Gráfico correspondiente a enero de 2014.

sábado, 19 de julio de 2014

Que hable Toresani que vistió ambas camisetas 1997


Marzo de 1997. Tras la goleada 4 a 0 a Huracán de Corrientes en la Bombonera por la 5ta fecha del Clausura 97, se venía el superclásico en Núñez. Motivo por el cual fue entrevistado Julio César Toresani, volante combativo de aquel Boca de Veira pero que como provenía de River era palabra autorizada para entrar en comparaciones. Que serán odiosas, pero a veces muy necesarias. 
Y el Huevo fue claro. Sintético, sin posibilidad de malas interpretaciones. "Los hinchas de Boca tienen una pasióin indescriptible. En River son más fríos". Podríamos hacer una remera con esa frase, pero mejor no lo hacemos (?).
Sumamos entonces a Toresani a la interminable lista de jugadores que vistieron ambas camisetas y se rinden ante lo evidente de los hechos. Ante lo que ve todo el mundo incluido la gente de River. Que la hinchada de Boca es la más grande del mundo.
Fuente: revista El Gráfico número 4041 correspondiente al 18 de marzo de 1997.

jueves, 17 de julio de 2014

Hinchada de Boca en entretiempo de verano contra River 1992

17 de febrero de 1992, estadio José M. Minella. Por la copa de verano Boca le gana 1 a 0 a River en Mar del Plata al cabo de los primeros 45 minutos. Nada del otro mundo dirá usted. Y es verdad. Pero los entretiempos fueron hechos para mucho más que para que los jugadores descansen o los hinchas nos vayamos a comprar un chori, Esos 15 minutos eran el escenario perfecto para que mientras las hinchadas rivales miraban en silencio, la de Boca redoblara el aliento. Como la mítica lambada desatada en el Monumental bajo la lluvia en febrero de 1990. O como este entretiempo donde hasta el periodista de turno recalca que "hace minutos que esta gente no deja de gritar".
La hinchada de River miraba en silencio, como hizo toda su vida. Imaginate si no canta ganando, lo que eran de estatuas perdiendo. Pero no nos cebemos (?).
Los entretiempos deben ser recuperados para seguir mostrando nuestra fiesta. En cualquier cancha. De día, de noche, bajo la lluvia, en finales o amistosos de verano. Los entretiempos donde la hinchada más grande del mundo siga dando cátedra de aliento a sus colores.

lunes, 14 de julio de 2014

"River tradición de temperamento frío ante el estilo atropellador xeneize" 1994

30 de abril de 1994, Bombonera. River gana en La Boca después de largos 8 años y en el medio de una paternidad arrasadora. Pero aquel triunfo no le sirvió para tapar el sol con las manos. Ni siquiera para que en esta nota de Juvenal, en el medio de tanta alegría y tantos festejos, no se escaparan un par de verdades. A saber: primero, la Bombonera es una caldera hirviente. Bien. Segundo, River tiene una tradición de temperamento frío. Muy bien (?). Y por último se remarca que ese juego lindo y temperamento frío siempre está expuesto a la aflojada ante el espíritu ardoroso y arrollador de los boquenses. Cartón lleno.
Perder un superclásico de local duele. No vamos a mentir. Pero es importante recordar siempre en qué vereda estamos y en qué vereda están los otros. Teniendo eso claro, el dolor por una derrota se hace mucho más llevadero.
Fuente: revista El Gráfico número 3891 correspondiente al 3 de mayo de 1994.

viernes, 11 de julio de 2014

La tristeza no es sólo brasileña

Nos da mucha pena ver a los brasileños en estos días. Uno ve la tapa de Lance! (pasquín brazuca como el Olé de Farinella) y piensa. Qué tristeza, qué vergüenza ajena, qué gris hay que ser para depender de otros equipos para poder derrotar a tu rival de toda la vida. Tener que salir a comprar una bandera alemana, buscar donde las venden, tomarse un bondi, juntar los mangos, pagarla y después lucirla orgullosos. Agitarla y gritarle al mundo "yo no puedo con él, por favor ganenle ustedes". Tristísimo lo de Brasil. Pondriamos un ejemplo tan triste como el de los brasileros pero no se nos viene nada a la cabeza. ¿A ustedes? ¿Recuerdan casos parecidos de doblecamisetismo triste?

jueves, 10 de julio de 2014

Los #SoldadosDeLaBombonera somos felices en la Bombonera 1981

Mucho hemos hablado sobre defender la Bombonera. Y todo el tiempo nos autoproclamamos ser sus soldados. ¿Pero cómo hacerle entender a los que impulsan y defienden la construcción de un Nuevo Estadio con 80mil butacas que Boca no es eso? Hoy queremos sumar una foto. Apenas una foto. ¿Parece poco, no? Parece.
Miremos esta foto un minuto. Miremosla con atención. La toma es tras el gol de Perotti a Ferro el 2 de agosto de 1981 mientras estaba cayendo la madre de todas las avalanchas en esa tribuna de socios que da a Casa Amarilla. Miremos esas caras por favor. ¿A alguien se le puede ocurrir que esos hinchas estaban molestos o incómodos? Esa tarde quedaron miles de boquenses afuera de la cancha sin poder entrar. Pero a nadie se le ocurrió usar semejante situación como arma de ataque contra nuestra Bombonera.
Por favor miremos esos rostros. Uno por uno. Obviamente los que están de frente. A los que están cayendo de espaldas no le podremos mirar la cara pero si hacemos un esfuerzo la vamos a imaginar.
Un gol de Boca es un temblor de tierra para nuestros rivales. Pero si ese gol es en la Bombonera, el temblor tiene una fuerza devastadora.
Nosotros los hinchas lo sabemos y es nuestro as en la manga. Porque los boquenses no vamos a mirar partidos de fútbol. Vamos a jugarlos. Bajo la lluvia, con niebla, de noche, en invierno, caigan piedras o el sol castigue de frente. Vamos a cantar, a saltar, a alentar, a festejar y ayudar, a nuestra manera, a que gane Boca. A muchos parece molestarles eso. 
Miremos esas caras. Imaginemos estar ahi. Un gol de Boca sobre la hora que servía en bandeja un campeonato muy sufrido. ¿A dónde te gustaría gritar un gol así? ¿En un símil Maracana VIP 5 estrellas con butacas reclinables? ¿O mejor lo gritamos, nos abrazamos y somos felices en nuestra Bombonera?
Esas caras hablan. Los soldados de la Bombonera jamás vamos a querar jubilar nuestra casa. Porque allí fuimos, somos y podemos seguir siendo felices. A nuestra manera. Tal vez apretados, con olor a transpiración y hasta a los empujones. No hay problema. Y al que no le guste tiene las puertas abiertas para tomarse el 29 en Almirante Brown y bajarse en Figueroa Alcorta y Udaondo. Allí seguramente habrá butacas vacías disponibles para estar cómodamente sentado y mirar partidos de fútbol.

lunes, 7 de julio de 2014

Insultos a Don Alfredo Di Stéfano 1981

Enero de 1982. Semanas después de la obtención del campeonato Nacional 1981, la entrevista de una revista partidaria de River a América Gallego dejaba documentado lo que todos habíamos visto sin poder creer durante ese torneo. Estamos hablando de los insultos de La -1 al por entonces DT millonario, Don Alfredo Di Stéfano.
Que Alonso iba al banco, que el equipo no era ofensivo, que el paladar negro estaba siendo humillado eran las excusas del momento para que la hinchada de River despuntara el vicio e insultara a un emblema, una gloria del fútbol mundial y protagonista de una título para el club.
Fuente: Revista River número 1928 correspondiente al 12 de enero de 1982.

Plantel de Sevilla: "Nunca vimos nada igual" 1992

11 de octubre de 1992, Bombonera. Por la fecha 10 del torneo Apertura Boca puntero recibe a River escolta y lo derrota 1 a 0 en un partido clave para lo que fue aquel tramo final y definición del título. 
Todos recordamos a Diego y Carlín saltando en una platea que parecía popular. También recordamos el gol del Manteca Martínez, el penal que Navarro Montoya le atajó a Hernán Díaz y los groseros penales que Loustau no le dio a Boca en el primer tiempo y le regaló a River en el segundo. Pero lo que queremos rescatar es la reacción del plantel del Sevilla presente esa tarde en la Bombonera. Y si nunca habían visto nada igual es por dos sencillas razones. Por nuestra cancha y por nuestra hinchada.
Fuente: revista El Gráfico número 3810 correspondiente al 13 de octubre de 1992.

sábado, 5 de julio de 2014

El festival de la canción 1977

14 de agosto de 1977, cancha de Huracán. Por el torneo Metropolitano Boca visita a River y empata 1 a 1. Jornada que demostró, una vez más, quién manda en el clásico de las tribunas. Boca. Y si no anotemos quién tenía más gente dos horas antes del partido y quien se hacía escuchar con cánticos de knock out. Nada de pavadas como que Boca iba a traer la copa del emporio de la loza. Cántico que aparte de ser muy verde, se les cayó a pedazos exactamente un mes después cuando Boca fue a Montevideo y ganó la Libertadores.
River en el rubro tribunas no tiene, ni tuvo, ni tendrá nada para sentarse a discutir mano a mano con Boca. Por eso nos da mucha risa que hoy se animen a semejante aventura.
Pero ojo. Como tampoco queremos ser muy crueles, le sugerimos a los simpatizantes millonarios una excusa como para justificar esto. Aquella tarde River marchaba hacia un campeonato que iba a lograr pero hacía de local en Parque Patricios por las refacciones que el gobierno de facto llevaba adelante en el Monumental. Y sabido es que la gente de River, si no está Olé de Farinella para que le haga planitos de cómo llegar a los estadios, se le complica bastante. Por eso son La -1.
Fuente: revista El Gráfico número 3019 correspondiente al 16 de agosto de 1977.

miércoles, 2 de julio de 2014

"Hoy la hinchada de Boca fue un ejemplo" 1989

22 de octubre de 1989, cancha de Atlanta. Por la primera rueda de la temporada 1989/90 Boca visita a Argentinos Juniors en Villa Crespo y empataba 0 a 0 cuando a los 43 minutos del primer tiempo el árbitro Juan Carlos Demaro se vio obligado a parar el partido.
Uno de los paravalanchas de la tribuna de Boca cedió por la presión de la gente y se terminaron rompiendo dos tablones, cosa que provocó la caída de muchos hinchas al vacío. Lo que horas después se confirmó como una desgracia con suerte por no haber personas fallecidas, en el momento fue pura confusión y nervios. Y en un escenario con semejantes características hubiera sido bastante lógico que empezaran a verse incidentes. Pero no. La hinchada de Boca esa tarde dio un ejemplo de solidaridad. Todos. Barras e hinchas comunes se unieron y le pusieron el pecho a la situación ayudando a las ambulancias.
En momentos de este tipo es cuando la gente muestra sus miserias o da lo mejor de sí mismo. Y aquella tarde el Jugador Nro. 12 hizo un cordón humano y empezó a sacar a los heridos afuera de la cancha para ser trasladados lo más rápidamente posible adonde puedan ser atendidos.
El único indicio de violencia fue el "Grondona hijo de puta" que surgió espontáneamente desde la tribuna de Boca, desbordada de gente como siempre y llevando una verdadera marea humana a la cancha de Atlanta.
Finalmente el partido se suspendió y continuó recién en marzo de 1990 en Vélez, sin abrirse el marcador.

lunes, 30 de junio de 2014

Perón era hincha de Boca

Ramón Cereijo, ministro de Hacienda de la presidencia de Perón, fanático hincha de Racing y verdadero artífice de la construcción del Cilindro de Avellaneda.
Fuente: revista Estadio correspondiente al 21 de julio de 1981.

Ramón Cereijo, pese a su fanatismo por Racing, confirma que el General era hincha de Boca.
Fuente: revista Estadio correspondiente al 21 de julio de 1981.


Fuente: suplemento deportivo del diario Perfil correspondiente al 18 d emarzo de 2011. Link para ver la nota completa

Saludo de Perón con Pescia antes del River x Boca de 1953 donde el General gritó los goles boquenses.

Declaraciones de Antonio Cafiero.
Fuente: diario Perfil on line correspondiente al 31 de agosto de 2009. Link para ver la nota completa

Declaraciones de Andrés Lóipez, guardaespaldas de Juan Domingo Perón.
Fuente: diario La Nación on line correspondiente al 8 de noviembre de 1998. Link para ver la nota completa

Declaraciones de Roberto Di Sandro, periodista acreditado de Casa de Gobierno.
Fuente: blog Periodismo es Compromiso correspondiente al 23 de septiembre de 2012. Link para ver la nota completa.



De todas maneras, la estrecha relación entre Boca y el peronismo va mucho más allá del General y su simpatía por el xeneize. Es un fenómeno digno de análisis.




Fuente: libro Cien años de multitud, tomo II, Horacio Rosatti (clic para ampliar).

domingo, 29 de junio de 2014

Hincha de River invade campo de juego para agredir rival 1989




26 de marzo de 1989, estadio Monumental. Agónico triunfo 1 a 0 de River sobre Racing por la fecha 28 de la temporada 1988/89. Pero tras el pitazo final de Biscay se desata la locura. Un hincha de River, que ya había entrado al campo de juego a gritar el gol, corre de atrás al arquero de Racing y lo agrede físicamente. Los jugadores de la Academia tratan de alcanzarlo, pero el señor es ayudado por Passarella y otros jugadores de River para que se esconda en el vestuario local.
Una reflexión. El hincha de River no sólo invade campos de juego para agredir a los suyos, como pasó contra Belgrano de Córdoba en junio de 2011. También supo hacerlo para atacar rivales.
Segunda reflexión. Nos llama la atención el modus operandi de pegar de atrás y salir corriendo a esconderse.
Tercera reflexión. Suponemos un altísimo grado de impunidad ya que este individuo no usó capuchas ni se tapó el rostro de ninguna manera.
Cuarta y última reflexión. ¿Alguien puede imaginarse si este tipo de hechos, o el de junio de 2011 en cancha de Belgrano, hubieran sido protagonizados por hinchas de Boca? Sería muy triste y, desde ya, severamente castigados por tribunales y organismos de seguridad. Y la cantidad de indignados sería incalculable. Pero pasó en River, así que mejor damos por terminado este post.
Fuente: revista El Gráfico número 3625 correspondiente al 28 de marzo de 1989.

jueves, 26 de junio de 2014

"Decime que se siente", la película


"Decime que se siente", la película, tiene como objetivo dejar un registro fílmico para que futuras generaciones de hinchas sepan qué pasó exactamente desde el 26 de junio de 2011 hasta el 23 de junio de 2012. Los que vivimos ese año, perdón, esos 363 días (?), sabemos qué pasó exactamente. Nadie nos va a venir a contar de falsas revoluciones armadas por medios de comunicación. Pero como esta gente de River es capaz de cualquier cosa, tenemos nuestras sospechas de que dentro de unos años van a tratar de falsear y contarnos un cuento de hadas. Pero les tenemos una mala noticia. Las hadas no existen. Existieron los botellazos a Cavenaghi, los silbidos y los insultos. Existieron las humillaciones y las ayudas arbitrales. Existió de todo menos hadas.
Gracias a Los 12 Apóstoles y a todos los passuccis que trabajaron incansablemente y ayudaron a la realización de este documento de vital importancia. Porque sabemos que aunque nunca nos respondan, "Decime que se siente" será una pregunta qué pasará de generación en generación. Y para toda la eternidad.

Qué dijo la crítica...






































lunes, 23 de junio de 2014

River cuello y corbata, Boca overol 1980


Nunca está de más repasar las diferencias entre Boca y River desde los orígenes mismos de la historia. Nada nuevo ni que no sepamos pero que, dada la cantidad de gente empecinada en querer falsear los hechos y contarnos su propio relato, nos parece oportuno difundir una y otra vez. Más que nada si se trata de este tipo de notas hechas por un medio imparcial. Ni partidario de Boca ni partidario de River.
A algunos les duele tanto la verdad que hoy están lanzados en una misión imposible. Querer reescribir la historia. Pero depende de nosotros los boquenses, siempre orgullosos de nuestros orígenes, trabar de cabeza y dejar las cosas bien en claro.
Fuente: Historia de Boca, revista Goles Match, año 1980.

sábado, 21 de junio de 2014

Autito de juguete 1981

Festejos de Boca campeón 81 en las calles del barrio de La Boca. El 1-1 con Racing era historia y este chico también habrá querido tocado bocina.

jueves, 19 de junio de 2014

Camión con chancho 1991

23 de junio de 1991, La Boca. Tras el empate 1-1 con San Lorenzo por la fecha 18 del Clausura 91, se festejó la obtención de ese Clausura como si fuera un campeonato. Estamos todos de acuerdo que no era un título oficial y apenas la clasificación a la final de la temporada, pero en aquel momento de la historia era imposible pensar racionalmente. El hincha de Boca jamás se caracterizó por priorizar la razón por sobre la emoción.
Los festejos incluyeron la apertura de la Bombonera y caravanas por el barrio a puro bocinazos. Como los que seguramente metía este camión desbordado de hinchas, banderas, gorritos, pasión y un chancho con nuestra gloriosa camiseta. 
Estamos seguros que a muchos gurúes del marketing está foto los dejará pasmados (?). Pero es problema de ellos, Esto fue, es y será Boca por siempre. Por más que les duela.
Fuente: revista El Gráfico número 3742 correspondiente al 25 de junio de 1991.

martes, 17 de junio de 2014

Un respaldo de jugadores con temperamento a lo Boca 1984

Pavada de reflexión en este nota de la revista El Gráfico del año 1984 donde se repasaba la carrera de Pinino Más en River.
Y es por eso que estamos convencidos que Boca siempre debe tener en su once inicial esos 3 o 4 guerreros dispuestos a bancar la parada. Ante los rivales, ante el árbitro, en cualquier cancha y dándole confianza y arengando a sus propios compañeros.
Jugar con la camiseta de Boca es motivo suficiente como para no bajar los brazos jamás. Pero jugar con la camiseta de Boca al lado de tipos como Rattín, Rogel, Giunta, Suñé y tantos otros que derrocharon personalidad y carácter es como para sentirse dispuestos a ir a la guerra con los ojos cerrados.
Así como tener ese tipo de jugadores nos hace seguir siendo Boca, no tenerlos nos hace muy parecidos a otros equipos reconocidos justamente por eso. Por su falta de carácter.
Fuente: revista El Gráfico número 3363 correspondiente al 20 de marzo de 1984.

domingo, 15 de junio de 2014

Gallinas (10)

9 de mayo de 1999, Bombonera. Por la fecha 12 del Clausura, Boca puntero del campeonato recibió a un River encaramado en la pelea y tratando de acortar distancias. Aquel superclásico fue un desfile de contratiempos para el xeneize. A las lesiones del Pato Abbondanzieri a los 6 minutos y de Chicho Serna a los 18, se sumó la expulsión del Patrón Bermúdez antes de que termine el primer tiempo. Y como si todo esto fuera poco, en el arranque del complemento Elizondo cobró una mancha en el área de Boca regalándole un penal a River. ¿Cómo terminó el partido? Ganó Boca 2 a 1 en una muestra que estos asustadizos animalitos que se sueltan antes del inicio para recibir al equipo millonario no son porque sí. Tienen un fundamento muy comprobado. River es gallina.

jueves, 12 de junio de 2014

Sismo de 6.4 provocado por la hinchada de Boca 2012





8 de agosto de 2012, estadio Bicentenario de San Juan. Por la final de la Copa Argentina Boca y Racing se enfrentaron para dirimir un campeón a muchísimos kilómetros del escenario pactado originalmente para semejante cita. Como fue de público conocimiento esa final estaba programada disputarse en el estadio Monumental. Pero los dirigentes millonarios se movieron a tiempo, aun con todos los sentidos puestos en sobornar a Patronato ascender y lograron zafar de la octava vuelta olímpica de Boca en Núñez. 
La cosa es que aquella noche, la marca que viste a Boca supo llevar adelante una movida relacionada directamente con nuestra mística. Sin hacerse los disruptivos ni los loquitos (?). Tranca. ¿Vieron que se puede?
Habiendo instalado un sismógrafo en las entrañas de la tribuna xeneize pudieron medir los movimientos provocados por la gente de Boca alentando. Movimientos que tocaron sus puntos más altos en el primer gol, en los festejos y en el gol de Racing. Ahí es donde demostramos ser únicos.
Acá no hay ciencia ficción ni relatos arengados por pasquines. Acá hay pruebas concretas. Un sismográfo, miles de personas saltando, cantando y una hinchada que es la mejor del mundo.
Fuente: diario Olé de Farinella correspondiente al 9 de agosto de 2012 (clic para ampliar las imágenes).
Gracias al Passucci Víctor

martes, 10 de junio de 2014

Extraña euforia la del hincha de River 1976

28 de julio de 976, estadio Monumental. Tras perder la final de ida de la Libertdores por 4 a 1, River derrota a Cruzeiro de Brasil 2 a 1 y fuerza ir a un partido desempate a jugarse en Chile. ¿Usted cree que esto fue motivo de festejo por parte de La -1? No señor. Fieles a su historia, fue todo muy frío, como un grito hueco según la nota. Hoy se lo llama "festejo europeo". Pero, más allá de que nombre le pongamos, es marca registrada en la historia de ese club. Es parte de su ADN. Carecer completamente de emoción. Jamás ser optimistas y dar rienda suelta a algo parecido a la pasión. Falta de convicción y carácter.
Y si ni siquiera te hace soltar la cadena una final de Libertadores, la cosa es mucho más grave de lo que pensamos. Por suerte este tipo de documentos confirma todo lo que vemos domingo a domingo.
Fuente: revista El Gráfico número 2965 correspondiente al 3 de agosto de 1976.

domingo, 8 de junio de 2014

El Indio Solari es de Boca

Fuente: reportaje del Indio Solari a la revista Rolling Stone choreado levantado por el Olé de Farinella.



Fuente: revista La Garganta Poderosa número 9 correspondiente a septiembre de 2011.

viernes, 6 de junio de 2014

“A lo Boca” vs “A lo River”: así en el boxeo como en la vida

Nunca nos vamos a cansar de sostener que “A lo Boca” y “A lo River” son dos maneras diametralmente opuestas de entender la vida. Dos formas de ver el mundo y encararlo día a día. En este caso, y dadas las circunstancias (?), vamos a tratar de hacernos entender tomando como ejemplo a nuestro querido Víctor Galíndez y a Maravilla Martínez como exponentes de Boca y River en el mundo del boxeo.
Las comparaciones son odiosas pero a veces se hacen necesarias.

Galindez y Martínez entrenando. Dos formas de ser.

Galíndez y Martinez en el campo de juego del Monumental. Galíndez embarrado dando la vuelta olímpica con los jugadores y Martínez tomando frío de espaldas a los huecos de la San Martín Baja y Alta (?).

Galíndez y Martínez de elegante sport. Tranca (?)

Boca siempre fue y será barro, pueblo, sacrificio, huevos y sangre. Boca es hacerle frente a la adversidad y salir adelante sin bajar los brazos jamás. Con garra, con lucha como requisitos innegociables.
De la vereda de enfrente, una vereda donde nunca pega el sol y hace bastante frío (?), siempre van a priorizar otros valores. Allí levantan la bandera de los modos, la estética, lo superficial. Una forma de vida donde ser pulcro y exquisito es prioridad y motivo de orgullo.

Nosotros no somos quienes para juzgar a un grupo de gente que va por la vida orgulloso de tener un paladar negro. Pero si somos quienes van a trabarle de cabeza si esa gente de paladar negro, un día y en medio de una crisis de identidad, se les ocurre querer cruzar de vereda y venirse a la nuestra. De ninguna manera. Ustedes enfrente, tranca (?), en silencio y con pulover de lana. Y nosotros en nuestra vereda histórica. En cuero, al sol, con gorritos de Boca y revoleando las camisetas. Como manda la historia.

En ese sentido, creemos que es obligación de todo Passucci mirar la pelea de Víctor Galíndez y Richie Kates del 22 de mayo de 1976 en el “Rand Stadium” de Johannesburgo, Sudáfrica.
Richie Kates, precedido de importantes antecedentes y segundo en el escalafón mundial, tuvo todas las de ganar en aquella dramàtica e inolvidable pelea. Considerada una de las más sangrientas en la historia del boxeo.
Galíndez había sufrido un corte muy grande en su ceja derecha, tras un cabezazo de Kates en los primeros rounds. Motivo que casi suspende el combate en varias oportunidades por la gran cantidad de sangre que perdía Galíndez y que trataba de limpiar constantemente en la camisa del árbitro.
Ante la incredulidad de los 42 mil espectadores presentes, la pelea siguió pese a que el argentino prácticamente no podía ver nada.
Redoblando esfuerzos y haciéndole frente a un escenario muy adverso, Galíndez pudo llegar al último round y cuando faltaba 12 segundos para terminar la pelea, noqueó a Kates. Sí amigo Passucci, faltando 12 segundos ganó una pelea imposible. Sobre la hora, lastimado, bañado en sangre fue y volteó a su rival. ¿Le suena conocido? Eso es a lo Boca. Y no casualmente un tipo que era fanático boquense.
En la vereda de enfrente tenemos a Maravilla Martínez y toda su técnica virtuosa que llenaron la cara de dedos a Chávez Jr. pero que en el último round fue dos veces al piso y casi pierde una pelea que tenía ganada. Una pelea donde el comentarista le pedía por favor que huya, que escape porque evidentemente a su técnica pulida le estaba faltando ese plus para enfrentar un momento cúlmine del combate.



Víctor Galíndez y Maravilla Martínez. Dos embajadores del boxeo representando a Boca y a River.. Y también embajadores de dos formas de ver la vida.