miércoles, 20 de agosto de 2014

Boca el equipo del pueblo pero con el corazón en La Boca 1936

Octubre de 1936. Hermosas palabras para tratar de definir eso que parece fácil pero a veces no lo es. Definir qué es Boca y contar su relación indivisible con el barrio que lo vio nacer. Todas cosas que nunca están de más recordar, apelando si hace falta a la analogía de Boca con los barcos. Una buena forma de encontrarle explicación a algo que tal vez no la tenga en forma racional.
Todo sirve para nunca olvidar que Boca es el equipo del pueblo, pero que su corazón late en el barrio de La Boca.
Fuente: diario El Diario correspondiente al 24 de octubre de 1936.

lunes, 18 de agosto de 2014

"Me pasa algo con Boca, es como una relación amor-odio..." 1996

Junio de 1996. Exactamente 5 años después de salir del placard y confesar su gusto por Boca, Marcelo Tinelli redobla la apuesta. Y no nos referimos a reconocer que jamás fue a la Bombonera como hincha de San Lorenzo ni tampoco a asumir que el mayor placer del equipo de Boedo es ganarle a Boca. Estamos hablando de su relación amor-odio con Boca. ¿Qué le pasa a Tinelli con Boca? No somos psicológos pero un párrafo más abajo queda claro que se rinde a los pies del fanatismo de nuestra hinchada. Le encanta como somos nosotros de pasionales, populares. Le encanta. Y está perfecto. Como también está perfecto que lo diga así abiertamente.
Fuente: revista El Gráfico número 4001 correspondiente al 11 de junio de 1996 (clic para ampliar).

sábado, 16 de agosto de 2014

A Tinelli le gusta Boca por la gente, por el clima, por el pueblo 1991

Junio de 1991. Extensa nota de Marcelo Tinelli en momentos en donde Boca y San Lorenzo peleaban mano a mano el Clausura 91 para clasiifcar a las finales del torneo ante Ñuls. Y bien por el Cabezón que dejando de lado la histórica rivalidad entre ambos equipos, se rinde a los pies de la hinchada más grande del mundo. La de Boca. Hinchada que es sinónimo de pueblo, de fiesta y la única capaz de enamorar a extraños.
Fuente: revista El Gráfico número 3739 correspondiente al 4 de junio de 1991 (clic para ampliar).

viernes, 15 de agosto de 2014

La Boca fue una fiesta, en Boedo se rezó un funeral 1981

15 de agosto de 1981, Bombonera y cancha de Ferro. Como por entonces se jugaban todos los partidos de la fecha al mismo horario, la última jornada del Metro 81 es uno de los recuerdos más preciados en la historia xeneize.
Boca empató 1 a 1 con Racing y se coronó campeón tras el sufrimiento de la derrota en Rosario una fecha antes y el empate de la Academia esa tarde a los 43 del segundo tiempo. Los minutos finales, como no podía ser de otra manera, fueron un parto que incluyó un tiro rasante que se fue rozando el palo de Gatti. En lo que hubiera sido una tragedia (?). La cosa es que el pitazo final fue un desahogo gigante. Aquel Boca con Diego tenía ma´s obligaciones que nunca en salir campeón.
Pero con el título ahí fresquito y festejándose todavía en las tribunas y el campo de juego llegaba el postre. San Lorenzo perdía en Caballito y se iba al descenso convirtiéndose en el primer equipo grande en irse a la Primera B.
Hoy los hinchas del Ciclón cuentan una historia de hadas de que terminaron revoleando pañuelos blancos, pero lo cierto es que se fueron a la B, protestaron el partido, pidieron quitarle los puntos a Argentinos, propusieron desafiliarse y como nada de eso resultó insultaron a los jugadores durante el Nacional 1981 que se jugó en la segunda mitad del año. 
Aquella tarde mágica del 15 de agosto de 1981 es imposible olvidarla y es justo rendirle un homenaje. Dificilmente se repita. No porque San Lorenzo no vuelva a descender, de hecho casi lo hace otra vez en 2012. El tema es que ahora la televisión impide que se jueguen simultáneamente los partidos. Una pena. Así que tratemos de recordar aquel 15 de agosto de 1981 por siempre.




Hinchas de Boca saltando al foso para invadir el campo de juego y dar la vuelta olímpica con los jugadores.













jueves, 14 de agosto de 2014

Que hable Tapia que vistió ambas camisetas 1985

Julio de 1985. En una nota a la revista El Gráfico, el Chino Tapia contaba su presente en Boca cuando salió un tema inevitable. La comparación entre Boca y su anterior equipo, River. Comparación que tiene los resultados a la vista de todos, incluido los simpatizantes millonarios, pero que nunca está de más refrescarlos.
Tapia habló de que estando en River pensaba que era verso el empuje del Jugador Nro. 12 pero, tras cruzarse de vereda, pudo sentir en carne propia lo que es jugar con una hinchada de verdad alentándote.
Los testimonios de jugadores que vistieron ambas camisetas nos parecen muy rescatables. Quienes mejor que ellos, pueden hablar con conocimiento de causa.
Fuente: revista El Gráfico número 3434 correspondiente al 30 de julio de 1985.

martes, 12 de agosto de 2014

Que hable el Tanque Rojas que vistió ambas camisetas

A los testimonios de Toresani y Olarticochea, sumamos al Tanque Rojas. Es muy importante que jugadores que hayan vestido ambas camisetas hablen sobre las diferencias entre una y otra. Nadie mejor que ellos para hacer una comparación que a esta altura ya es absurda pero como algunos están empecinados en ocultar, nunca está de más mostrarla. Exponerla por escrito y bien clarito. Para que nadie pueda hacerse el distraido.
Fuente: libro Desde el alma, de Marina Zucchi.

domingo, 10 de agosto de 2014

River regala entradas porque no llena la cancha 2013

Noviembre de 2013. Lindo e inesperado regalo de fin de año del por entonces vicepresidente de River, Diego Turnes, durante una entrevista en el programa Indirecto. No dijo nada que no sepamos. Pero escuchar de la boca de un hincha y directivo de River semejante confesión, nos pone un poco (?) contentos.
La década del 80 fue un páramo en las tribunas millonarias y fue en ese momento de la historia cuando, tras años y años de humillación, tomaron una decisión que jamás se animaron a revertir para no volver a pasar vergüenza. Abrir gratis las puertas de la San Martín Alta y Belgrano Alta y Baja para tapar con gente los espacios siempre vacíos. Algo que por supuesto no tiene nada de malo. Pero que es justo que todo el mundo lo sepa.
Así que felicitamos a Turnes por la sinceridad de reconocer que River empezó a regalar en la década del 80 unas 25mil o 30mil entradas a sus hinchas porque no llenaban la cancha. A ver, hagamos cuentas. En un estadio con capacidad para 70mil, si regalás 30mil es casi la mitad. O sea que tenés que regalar casi la mitad de la capacidad porque tu gente no iba a la cancha.
Hoy Olé y los hinchas de River 2.0 te cuentan una de ciencia ficción. Pero nosotros los vimos abandonar durante años y años. Y Turnes nos da la razón.

viernes, 8 de agosto de 2014

Hinchada sin aliento pese a triunfo y clasificación 1985

10 de marzo de 1985, estadio Monumental. Por la fecha 5 de la primera ronda del campeonato Nacional, River le gana a Gimnasia de La Plata 2 a 0 y asegura su clasificación a la próxima fase. ¿Hubo festejos o algo que se le parezca? No. La nada misma por falta de aliento. A lo River.
Fuente: revista El Gráfico número 3414 correspondiente al 12 de marzo de 1985.

martes, 5 de agosto de 2014

Los verdaderos leones sin melena son de Boca

Desde Pescia hasta Chicho Serna, pasando por Rattín y el Chapa Suñé, los mediocampistas combativos son parte de nuestro ADN. O como por ejemplo Blas Giunta, el Seba Battaglia y tantos otros. Siempre presentes en aquellos Boca que hicieron historia. ¿Casualidad? No señor. 
Y son ellos, verdaderos leones sin melena, los que no necesitaron de arengas mediáticas para ser héroes. Acá no hay anos rotos ni comparaciones absurdas con Chuck Norris. Acá hay verdaderos caudillos que no tribuneaban para las cámaras. 
Voz de mando, transpiración asegurada, pierna fuerte y cientos de partidos defendiendo nuestros colores. Los verdaderos leones sin melena son parte de la tradición boquense. Y renegar de ellos es en parte renegar de nuestro ADN. Así que aplaudimos a estos leones y soñamos con que su legado caiga en buenas manos y nunca deje de estar presente esa garra que siempre nos caracterizó.
Fuente: revista El Gráfico número 4118 correspondiente al 11 de septiembre de 1998.

domingo, 3 de agosto de 2014

Avalancha en gol de Chelo Delgado a River 2005


22 de mayo de 2005, Bombonera. Por la fecha 14 del Clausura 2005 Boca recibe a River y empata 1 a 1 cuando a falta de 8 minutos se detiene el mundo (?) ante un tiro libre sobre el arco que da al Riachuelo. Tomó carrera el Chelo Delgado, le metió rosca y estalló la Bombonera. Por el gol del triunfo que aplastaba las ilusiones riverplatenses de chapear con una mini y supuesta paternidad de partidos de verano.
Con la conquista del Chelo, en la tribuna de socios de Casa Amarilla se produjo una avalancha de 7.0 en la escala passucci. Linda. Tan linda como el baile y festival en esos minutos finales. Minutos en donde la cancha se movió al ritmo de la hinchada y se pudo ver a Chuck Norris Mascherano bastante abrumado por la situación. Nada grave ni que a casi todos los jugadores de River a lo largo de la historia no le haya pasado.

sábado, 2 de agosto de 2014

Insultos a D'alessandro 2008

8 de mayo de 2008, estadio Monumental. Por la revancha de los octavos de final de la Libertadores River le ganaba a San Lorenzo 2 a 0 con 2 jugadores más, pero en un descuido (?) el partido terminó 2 a 2 y con una eliminación histórica del club de Núñez. Claro que esto es lo de menos, aunque parezca mentira. La falta de aliento de la hinchada de River fue reconocida por propios jugadores como Ahumada y Carrizo en una frase que pasó a la inmortalidad: el silencio atroz. Una mochila con la que el simpatizante millonario deberá cargar de por vida y que lo traumó a niveles insospechados.
La cosa es que esa noche, La -1 se hizo un ratito para gritar un poco y despuntar el vicio de insultar a ídolos. En realidad, a esta altura no sabemos si D'alessandro es muy ídolo, ídolo o un 4 de copas. Pero lo concreto es que lo insultaron de arriba a abajo. Seguramente escudados en la excusa que esa noche vestía los colores rivales. Y como pedirle a esta gente memoria, respeto y agradecimiento es imposible, esos insultos fueron con justa causa (?).
Sumamos entonces a Andrés D'alesandro a la lista interminable de jugadores nacidos en River que fueron humillados e insultados por su hinchada.

Gracias al Passucci Franco

jueves, 31 de julio de 2014

El decálogo del buen copero 1977

Mayo de 1977. Boca no había ganado nunca la Libertadores pero Pancho Sá tenía claro qué mandamientos había que cumplir para poder llevar la Copa a nuestras vitrinas. Y parece ser que un buen copero encaja perfectamente con muchas cualidades que vienen en el ADN boquense. ¿Casualidad? De ninguna manera.
El apoyo de la hinchada, la condición de local, el cajonear el jogo bonito si hace falta sin complejos y no bajar nunca los brazos nos convierten en un buen copero. Pero más importante que eso, nos definen. Son rasgos que hacen a nuestra identidad y que no nos avergüenzan sino más bien todo lo contrario. Nos enorgullecen.
Fuente: revista El Gráfico número 3006 correspondiente al 17 de mayo de 1977.

martes, 29 de julio de 2014

Hincha de Boca infiltrado en la popular de River se pasa de tribuna 1969

14 de diciembre de 1969, estadio Monumental. Boca visita a River por la última fecha, empata 2 a 2 y se consagra campeón del Nacional 69 desatando un verdadero carnaval en Núñez. Sin dudas, de las siete vueltas olímpicas dadas en cancha de River, ésta es la que más disfrutamos dar. La madre de todas las vueltas olímpicas. Porque el rival enfrente fue River, porque el título se dirimió en ese partido y porque verlos sentaditos mirando la vuelta olímpica y la fiesta de la tribuna boquense no se paga con nada.
De todas maneras, en esta oportunidad queremos tratar de mostrar lo que significó aquel partido para el hincha de Boca. Mientras hubo venta de entradas, coparle la cancha a River fue una costumbre a lo largo de la historia. Y si coparle la cancha era una costumbre, ni imaginar lo que fue aquella tarde.
Y vaya como muestra este hincha xeneize infiltrado en la tribuna local, quien seguramente desbordado de emoción tomó una decisión de riesgo. Pasar del frío al calor de la tribuna de River a la de Boca. Incluso arriesgando su vida al hacer equilibrio a través de un cable sobre el vacío. 
Una decisión extrema, temeraria, de esas que nos gustan. Seguramente con el deseo de gritar y festejar aquel campeonato único, maravilloso. Sin pelotas naranjas ni pedacitos de vueltas olímpicas. Vueltas enteras, bajo la lluvia de los grifos. Dos vueltas dadas por Marzolini y el saludo de los pañuelos blancos de la gente de Boca.
¿Cuántos hinchas de Boca habrá habido esa tarde en las tribunas de River? Imposible saberlo. Muchos, obvio. Pero queremos homenajear a este kamikaze azul y oro que, aparte de poner en evidencia la amargura de River falta de controles, se jugó tremenda patriada para poder festejar bien a lo Boca

Disclaimer: no intente hacer esto en sus casas ni en estadios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires ya que será pasible de sanción por parte de los organismos de seguridad pertinentes. Las penas van desde la clausura de la Bombonera hasta la clausura de la Bombonera pasando por la clausura de la Bombonera. Y según la reincidencia podría corresponder eventualmente la clausura de la Bombonera. Incluso la difusión de este post podría llegar a ser sancionada con la clausura de la Bombonera.

domingo, 27 de julio de 2014

La novia y Pedrín saludan en el círculo central 1981

15 de agosto de 1981, Bombonera. Boca empata con Racing 1 a 1, termina pidiendo la hora y desata con el pitazo final todo el desahogo contenido tras esa definición de campeonato dramática. La derrota en Rosario una semana antes había agregado la cuota necesaria de sufrimiento para que el festejo sea bien a lo Boca. Y si de festejos bien a la Boca se trata tenían que aparecer ellos. Miss Campeonato y Pedrín dando su propia vuelta olímpica con el vals "Desde el alma" de fondo. Su saludo final en el círculo central fue ver hecho realidad una de las cosas más importantes que tiene Boca: el respeto por sus tradiciones. AUnque esto les duela a los gurúes del marketing. A los que quieran hacer de Boca una marca ABC1. Nuestras tradiciones deben ser honradas.
Fuente: El Gráfico Especial Boca campeón 1981

jueves, 24 de julio de 2014

El Passucci Guillermo


17 de junio de 2004, estadio Monumental. Boca derrota a River por penales en las semifinales de la Libertadores tras perder en los 90 minutos 2 a 1. Bajón (?). Dato importante para que el simpatizante millonario trate de tapar el sol con las manos. De todas maneras alguien les tiene que decir que en aquel entonces los goles de visitante no valían doble sino hubiera sido todo mucho más relajado. Pero no a lo Boca. Como mas nos gusta a nosotros y les duele a ellos.
La cosa es que en ese momento de extrema confusión, de puro festejo y descontrol, donde ninguno de nosotros recuerda exactamente qué estaba haciendo, apareció alguien con el suficiente rapto de lucidez para decir una gran verdad. De esas que tanto nos gustan.
Vaya desde aqui nuestro homenaje al Passucci Guillermo. Porque trabar de cabeza no sólo se puede hacer dentro del campo de juego. Diciendo verdades afuera también.

martes, 22 de julio de 2014

Patada de Serna a Saviola 2001


8 de abril de 2001, Bombonera. Por la fecha 10 del Clausura 2001 Boca recibe a River y le gana 3 a 0. Goleada que significaba un duro traspié para aquel River puntero, al punto que a partir de ahí, se desmoronó permitiendo que San Lorenzo lo pasara y le arrebatara el título.
Pero aquella tarde, recordada por el Topo Gigio de Riquelme ante el Palco Presidencial, Serna pegó una de nuestras patadas favoritas aplicadas contra jugadores de River.
A los 36 minutos del primer tiempo, Chicho persigió a Saviola y se lanzó a despejar pelota y humanidad. Todo junto. Duro, áspero, contundente... perfecto (?). Como corresponde. Como manda la historia de un volante central boquense. 
Serna jugó los 54 minutos restantes con la guillotina de ser expulsado sobre su cabeza pero se bancó como un león la media cancha. Un verdadero león. Nada de inventos mediáticos con el ano roto (?).
No queremos hacer apología de la violencia física. Pero sí queremos tener siempre estos jugadores en nuestro equipo. Tipos que sean capaces de pegar una patada así si la situación lo requiere. Que tengan la personalidad para hacerlo.
De esta manera, la patada de Serna a Saviola ingresa en nuestro Salón de la Fama junto a otros guadañazos hermosos como el de Hrabina a Troglio, Krupo a Montenegro, Passucci a Gareca y Passucci a Amuchástegui
Bien por el Passucci Serna que transpiró siempre nuestra camiseta e impuso todo el rigor y sacrificio para defenderla. En todas las canchas y ante todos los rivales. Jugadores así nos llenan de orgullo verlos en Boca. Porque así jugariamos nosotros.
Sin embargo no todo es color de rosa. Lamentamos comunicarle a Chicho que, aunque su patada nos parezca brillante y se haya ganado un luga en nuestros corazones, el puesto número 1 está muy bien custodiado y fuera de toda discusión.

lunes, 21 de julio de 2014

Que hable Olarticochea que vistió ambas camisetas

El Vasco Olarticochea hablaba siendo jugador de River, un año antes de pasar a Boca.
Fuente; revista El Gráfico número 3354 correspondiente al 17 de enero de 1984. 

El Vasco Olarticochea hablaba después de irse de Boca.
Fuente; revista El Gráfico número 3485 correspondiente al 22 de julio de 1986.

Por las dudas, y antes que los hinchas de River tilden a Olarticochea de "bostero", es importante tener en claro que el Vasco de Saladillo es hincha del club de Núñez.

Fuente: reportaje 100x100 de la revista El Gráfico correspondiente a enero de 2014.

sábado, 19 de julio de 2014

Que hable Toresani que vistió ambas camisetas 1997


Marzo de 1997. Tras la goleada 4 a 0 a Huracán de Corrientes en la Bombonera por la 5ta fecha del Clausura 97, se venía el superclásico en Núñez. Motivo por el cual fue entrevistado Julio César Toresani, volante combativo de aquel Boca de Veira pero que como provenía de River era palabra autorizada para entrar en comparaciones. Que serán odiosas, pero a veces muy necesarias. 
Y el Huevo fue claro. Sintético, sin posibilidad de malas interpretaciones. "Los hinchas de Boca tienen una pasióin indescriptible. En River son más fríos". Podríamos hacer una remera con esa frase, pero mejor no lo hacemos (?).
Sumamos entonces a Toresani a la interminable lista de jugadores que vistieron ambas camisetas y se rinden ante lo evidente de los hechos. Ante lo que ve todo el mundo incluido la gente de River. Que la hinchada de Boca es la más grande del mundo.
Fuente: revista El Gráfico número 4041 correspondiente al 18 de marzo de 1997.

jueves, 17 de julio de 2014

Hinchada de Boca en entretiempo de verano contra River 1992

17 de febrero de 1992, estadio José M. Minella. Por la copa de verano Boca le gana 1 a 0 a River en Mar del Plata al cabo de los primeros 45 minutos. Nada del otro mundo dirá usted. Y es verdad. Pero los entretiempos fueron hechos para mucho más que para que los jugadores descansen o los hinchas nos vayamos a comprar un chori, Esos 15 minutos eran el escenario perfecto para que mientras las hinchadas rivales miraban en silencio, la de Boca redoblara el aliento. Como la mítica lambada desatada en el Monumental bajo la lluvia en febrero de 1990. O como este entretiempo donde hasta el periodista de turno recalca que "hace minutos que esta gente no deja de gritar".
La hinchada de River miraba en silencio, como hizo toda su vida. Imaginate si no canta ganando, lo que eran de estatuas perdiendo. Pero no nos cebemos (?).
Los entretiempos deben ser recuperados para seguir mostrando nuestra fiesta. En cualquier cancha. De día, de noche, bajo la lluvia, en finales o amistosos de verano. Los entretiempos donde la hinchada más grande del mundo siga dando cátedra de aliento a sus colores.

lunes, 14 de julio de 2014

"River tradición de temperamento frío ante el estilo atropellador xeneize" 1994

30 de abril de 1994, Bombonera. River gana en La Boca después de largos 8 años y en el medio de una paternidad arrasadora. Pero aquel triunfo no le sirvió para tapar el sol con las manos. Ni siquiera para que en esta nota de Juvenal, en el medio de tanta alegría y tantos festejos, no se escaparan un par de verdades. A saber: primero, la Bombonera es una caldera hirviente. Bien. Segundo, River tiene una tradición de temperamento frío. Muy bien (?). Y por último se remarca que ese juego lindo y temperamento frío siempre está expuesto a la aflojada ante el espíritu ardoroso y arrollador de los boquenses. Cartón lleno.
Perder un superclásico de local duele. No vamos a mentir. Pero es importante recordar siempre en qué vereda estamos y en qué vereda están los otros. Teniendo eso claro, el dolor por una derrota se hace mucho más llevadero.
Fuente: revista El Gráfico número 3891 correspondiente al 3 de mayo de 1994.

viernes, 11 de julio de 2014

La tristeza no es sólo brasileña

Nos da mucha pena ver a los brasileños en estos días. Uno ve la tapa de Lance! (pasquín brazuca como el Olé de Farinella) y piensa. Qué tristeza, qué vergüenza ajena, qué gris hay que ser para depender de otros equipos para poder derrotar a tu rival de toda la vida. Tener que salir a comprar una bandera alemana, buscar donde las venden, tomarse un bondi, juntar los mangos, pagarla y después lucirla orgullosos. Agitarla y gritarle al mundo "yo no puedo con él, por favor ganenle ustedes". Tristísimo lo de Brasil. Pondriamos un ejemplo tan triste como el de los brasileros pero no se nos viene nada a la cabeza. ¿A ustedes? ¿Recuerdan casos parecidos de doblecamisetismo triste?

jueves, 10 de julio de 2014

Los #SoldadosDeLaBombonera somos felices en la Bombonera 1981

Mucho hemos hablado sobre defender la Bombonera. Y todo el tiempo nos autoproclamamos ser sus soldados. ¿Pero cómo hacerle entender a los que impulsan y defienden la construcción de un Nuevo Estadio con 80mil butacas que Boca no es eso? Hoy queremos sumar una foto. Apenas una foto. ¿Parece poco, no? Parece.
Miremos esta foto un minuto. Miremosla con atención. La toma es tras el gol de Perotti a Ferro el 2 de agosto de 1981 mientras estaba cayendo la madre de todas las avalanchas en esa tribuna de socios que da a Casa Amarilla. Miremos esas caras por favor. ¿A alguien se le puede ocurrir que esos hinchas estaban molestos o incómodos? Esa tarde quedaron miles de boquenses afuera de la cancha sin poder entrar. Pero a nadie se le ocurrió usar semejante situación como arma de ataque contra nuestra Bombonera.
Por favor miremos esos rostros. Uno por uno. Obviamente los que están de frente. A los que están cayendo de espaldas no le podremos mirar la cara pero si hacemos un esfuerzo la vamos a imaginar.
Un gol de Boca es un temblor de tierra para nuestros rivales. Pero si ese gol es en la Bombonera, el temblor tiene una fuerza devastadora.
Nosotros los hinchas lo sabemos y es nuestro as en la manga. Porque los boquenses no vamos a mirar partidos de fútbol. Vamos a jugarlos. Bajo la lluvia, con niebla, de noche, en invierno, caigan piedras o el sol castigue de frente. Vamos a cantar, a saltar, a alentar, a festejar y ayudar, a nuestra manera, a que gane Boca. A muchos parece molestarles eso. 
Miremos esas caras. Imaginemos estar ahi. Un gol de Boca sobre la hora que servía en bandeja un campeonato muy sufrido. ¿A dónde te gustaría gritar un gol así? ¿En un símil Maracana VIP 5 estrellas con butacas reclinables? ¿O mejor lo gritamos, nos abrazamos y somos felices en nuestra Bombonera?
Esas caras hablan. Los soldados de la Bombonera jamás vamos a querar jubilar nuestra casa. Porque allí fuimos, somos y podemos seguir siendo felices. A nuestra manera. Tal vez apretados, con olor a transpiración y hasta a los empujones. No hay problema. Y al que no le guste tiene las puertas abiertas para tomarse el 29 en Almirante Brown y bajarse en Figueroa Alcorta y Udaondo. Allí seguramente habrá butacas vacías disponibles para estar cómodamente sentado y mirar partidos de fútbol.

lunes, 7 de julio de 2014

Insultos a Don Alfredo Di Stéfano 1981

Enero de 1982. Semanas después de la obtención del campeonato Nacional 1981, la entrevista de una revista partidaria de River a América Gallego dejaba documentado lo que todos habíamos visto sin poder creer durante ese torneo. Estamos hablando de los insultos de La -1 al por entonces DT millonario, Don Alfredo Di Stéfano.
Que Alonso iba al banco, que el equipo no era ofensivo, que el paladar negro estaba siendo humillado eran las excusas del momento para que la hinchada de River despuntara el vicio e insultara a un emblema, una gloria del fútbol mundial y protagonista de una título para el club.
Fuente: Revista River número 1928 correspondiente al 12 de enero de 1982.

Plantel de Sevilla: "Nunca vimos nada igual" 1992

11 de octubre de 1992, Bombonera. Por la fecha 10 del torneo Apertura Boca puntero recibe a River escolta y lo derrota 1 a 0 en un partido clave para lo que fue aquel tramo final y definición del título. 
Todos recordamos a Diego y Carlín saltando en una platea que parecía popular. También recordamos el gol del Manteca Martínez, el penal que Navarro Montoya le atajó a Hernán Díaz y los groseros penales que Loustau no le dio a Boca en el primer tiempo y le regaló a River en el segundo. Pero lo que queremos rescatar es la reacción del plantel del Sevilla presente esa tarde en la Bombonera. Y si nunca habían visto nada igual es por dos sencillas razones. Por nuestra cancha y por nuestra hinchada.
Fuente: revista El Gráfico número 3810 correspondiente al 13 de octubre de 1992.

sábado, 5 de julio de 2014

El festival de la canción 1977

14 de agosto de 1977, cancha de Huracán. Por el torneo Metropolitano Boca visita a River y empata 1 a 1. Jornada que demostró, una vez más, quién manda en el clásico de las tribunas. Boca. Y si no anotemos quién tenía más gente dos horas antes del partido y quien se hacía escuchar con cánticos de knock out. Nada de pavadas como que Boca iba a traer la copa del emporio de la loza. Cántico que aparte de ser muy verde, se les cayó a pedazos exactamente un mes después cuando Boca fue a Montevideo y ganó la Libertadores.
River en el rubro tribunas no tiene, ni tuvo, ni tendrá nada para sentarse a discutir mano a mano con Boca. Por eso nos da mucha risa que hoy se animen a semejante aventura.
Pero ojo. Como tampoco queremos ser muy crueles, le sugerimos a los simpatizantes millonarios una excusa como para justificar esto. Aquella tarde River marchaba hacia un campeonato que iba a lograr pero hacía de local en Parque Patricios por las refacciones que el gobierno de facto llevaba adelante en el Monumental. Y sabido es que la gente de River, si no está Olé de Farinella para que le haga planitos de cómo llegar a los estadios, se le complica bastante. Por eso son La -1.
Fuente: revista El Gráfico número 3019 correspondiente al 16 de agosto de 1977.

miércoles, 2 de julio de 2014

"Hoy la hinchada de Boca fue un ejemplo" 1989

22 de octubre de 1989, cancha de Atlanta. Por la primera rueda de la temporada 1989/90 Boca visita a Argentinos Juniors en Villa Crespo y empataba 0 a 0 cuando a los 43 minutos del primer tiempo el árbitro Juan Carlos Demaro se vio obligado a parar el partido.
Uno de los paravalanchas de la tribuna de Boca cedió por la presión de la gente y se terminaron rompiendo dos tablones, cosa que provocó la caída de muchos hinchas al vacío. Lo que horas después se confirmó como una desgracia con suerte por no haber personas fallecidas, en el momento fue pura confusión y nervios. Y en un escenario con semejantes características hubiera sido bastante lógico que empezaran a verse incidentes. Pero no. La hinchada de Boca esa tarde dio un ejemplo de solidaridad. Todos. Barras e hinchas comunes se unieron y le pusieron el pecho a la situación ayudando a las ambulancias.
En momentos de este tipo es cuando la gente muestra sus miserias o da lo mejor de sí mismo. Y aquella tarde el Jugador Nro. 12 hizo un cordón humano y empezó a sacar a los heridos afuera de la cancha para ser trasladados lo más rápidamente posible adonde puedan ser atendidos.
El único indicio de violencia fue el "Grondona hijo de puta" que surgió espontáneamente desde la tribuna de Boca, desbordada de gente como siempre y llevando una verdadera marea humana a la cancha de Atlanta.
Finalmente el partido se suspendió y continuó recién en marzo de 1990 en Vélez, sin abrirse el marcador.

lunes, 30 de junio de 2014

Perón era hincha de Boca

Ramón Cereijo, ministro de Hacienda de la presidencia de Perón, fanático hincha de Racing y verdadero artífice de la construcción del Cilindro de Avellaneda.
Fuente: revista Estadio correspondiente al 21 de julio de 1981.

Ramón Cereijo, pese a su fanatismo por Racing, confirma que el General era hincha de Boca.
Fuente: revista Estadio correspondiente al 21 de julio de 1981.


Fuente: suplemento deportivo del diario Perfil correspondiente al 18 d emarzo de 2011. Link para ver la nota completa

Saludo de Perón con Pescia antes del River x Boca de 1953 donde el General gritó los goles boquenses.

Declaraciones de Antonio Cafiero.
Fuente: diario Perfil on line correspondiente al 31 de agosto de 2009. Link para ver la nota completa

Declaraciones de Andrés Lóipez, guardaespaldas de Juan Domingo Perón.
Fuente: diario La Nación on line correspondiente al 8 de noviembre de 1998. Link para ver la nota completa

Declaraciones de Roberto Di Sandro, periodista acreditado de Casa de Gobierno.
Fuente: blog Periodismo es Compromiso correspondiente al 23 de septiembre de 2012. Link para ver la nota completa.



De todas maneras, la estrecha relación entre Boca y el peronismo va mucho más allá del General y su simpatía por el xeneize. Es un fenómeno digno de análisis.




Fuente: libro Cien años de multitud, tomo II, Horacio Rosatti (clic para ampliar).

domingo, 29 de junio de 2014

Hincha de River invade campo de juego para agredir rival 1989




26 de marzo de 1989, estadio Monumental. Agónico triunfo 1 a 0 de River sobre Racing por la fecha 28 de la temporada 1988/89. Pero tras el pitazo final de Biscay se desata la locura. Un hincha de River, que ya había entrado al campo de juego a gritar el gol, corre de atrás al arquero de Racing y lo agrede físicamente. Los jugadores de la Academia tratan de alcanzarlo, pero el señor es ayudado por Passarella y otros jugadores de River para que se esconda en el vestuario local.
Una reflexión. El hincha de River no sólo invade campos de juego para agredir a los suyos, como pasó contra Belgrano de Córdoba en junio de 2011. También supo hacerlo para atacar rivales.
Segunda reflexión. Nos llama la atención el modus operandi de pegar de atrás y salir corriendo a esconderse.
Tercera reflexión. Suponemos un altísimo grado de impunidad ya que este individuo no usó capuchas ni se tapó el rostro de ninguna manera.
Cuarta y última reflexión. ¿Alguien puede imaginarse si este tipo de hechos, o el de junio de 2011 en cancha de Belgrano, hubieran sido protagonizados por hinchas de Boca? Sería muy triste y, desde ya, severamente castigados por tribunales y organismos de seguridad. Y la cantidad de indignados sería incalculable. Pero pasó en River, así que mejor damos por terminado este post.
Fuente: revista El Gráfico número 3625 correspondiente al 28 de marzo de 1989.